Quizás te resulte familiar el título de la nota pues la hemos tomado prestada del soliloquio de Hamlet escrito por nuestro gran William Shakespeare.

Pero en este momento vamos a dejar la obra de lado por un momento para adentrarnos en un par de conceptos muy útiles a la hora de contar con herramientas para decidir la mejor inversión posible: estamos hablando del valor presente y del valor futuro de un flujo de dinero.

Recuerda por un minuto el principio del 'valor tiempo del dinero' que nos explicaba que cualquier suma de dinero hoy vale más que la misma suma de dinero mañana.

Hay un montón de razones que explican este postulado pero podríamos resumirlo en una simple pero gráfica oración: el presente es cierto y el futuro no.


El Valor Presente viene a reflejar este principio, es decir, si contamos con dinero hoy, aquí y ahora, en este mismo momento podemos hacer algo para que este resulte productivo como invertirlo en renta variable o en un banco para que nos pague intereses o bien hasta consumirlo en algo que nos de mucho gusto en ese momento.

En definitiva, siguiendo con nuestro ejemplo, recibir un monto más adelante y no hoy implica un costo de oportunidad que debes tener en cuenta a la hora de calcular el valor presente. De esta forma, estarás castigando los flujos futuros por no disponer del dinero hoy (descontando) para traerlos al presente.


Generalmente el valor presente se utiliza para decidir si es conveniente o no invertir en un determinado proyecto, calcular el valor de los bienes que tienes o calcular el valor de una jubilación una vez que te retires, entre otras cosas.

El valor presente y el valor futuro son dos caras de la misma moneda: mientras el proceso de determinar el valor presente de un flujo futuro o serie de flujos futuros se denomina 'descuento', el proceso de determinar el valor futuro de un flujo o serie de flujos se denomina 'capitalización'.


Para calcular el valor presente de un flujo futuro se utiliza una tasa de interés compuesto para descontar los flujos también denominada tasa de descuento.

El valor presente se calcula con la siguiente fórmula:

El valor presente está inversamente relacionado el período de tiempo de la inversión y al nivel de la tasa de interés.

Veámoslo con un ejemplo: suponte que una firma te ofrece pagarte USD 100.000 en 10 años si le das USD 60.000 hoy. Usando una tasa de interés del 7%, el valor presente de USD 100.000 en 10 años es:

Aceptar esta oferta te implicará pagar USD 60.000 por algo que vale USD 50.835, por lo que ¡deberías rechazarla!

Para calcular el valor futuro de un flujo presente se utiliza una tasa de interés compuesto capitalizar los flujos de dinero.

El valor futuro se calcula con la siguiente fórmula:


Conocer el valor actual de los flujos futuros de dinero te permitirá tomar decisiones financieras acertadas al compararlas con los rendimientos que obtendrías de invertir tu dinero en otras alternativas.