Muchas veces pensamos que resulta ser algo complejo el manejo de la economía doméstica. Para mejorar considerablemente tus finanzas personales debes simplemente procurar ser ordenado pues será fundamental si estás planeando tener tu primera tarjeta de crédito.

No podemos negar que una vez que tienes la tarjeta de crédito en tu poder sientes que tu vida se simplifica enormemente ya que solo basta con cargar los 16 dígitos que aparecen en el plástico para pagar tu servicio de tv por cable, internet, Netflix, Spotify y más sin tener que moverte de la comodidad de tu sofá.
Lamentablemente no todo es un lecho de rosas y hay cosas que debes conocer antes de utilizarla.

Costos

Que las tarjetas de crédito nos simplifiquen nuestro día a día cada vez que debemos realizar una compra o consumo tiene su contracara: los costos. Muchas veces los bancos ofrecen promociones y descuentos especiales como pueden ser por ej. los programas de millas aéreas para viajar con el fin de atraer clientes. No debemos dar el visto bueno al banco sin antes conocer bien qué costos tendremos una vez que saquemos la tarjeta. Algunos ellos pueden ser el costo de mantenimiento de la tarjeta, el costo de envío del resumen, el costo de renovación de los plásticos, etc.
Posiblemente puedas negociar con la entidad emisora de la tarjeta la bonificación de alguno o todos los costos antes de seguir avanzando.
 

No prestar atención al costo financiero total

Un error común a la hora de utilizar la tarjeta de crédito consiste en reparar en la tasa nominal que nos cobra el banco en lugar del costo financiero total, que son los costos totales que tendremos que afrontar luego de usarla.  En futuras notas veremos las diferencias entre la tasa nominal y el costo financiero total.


Pagar en una cuota

Uno de los beneficios que tiene utilizar la tarjeta de crédito es la posibilidad de diferir el pago de la compra que estamos realizando en ese momento sin que nos cobren interés adicional por eso.
Recordemos que vimos anteriormente la importancia del valor tiempo del dinero donde existe una preferencia por disponer de los fondos ahora que en un momento futuro.
Por lo tanto, diferir el pago de la compra para el siguiente mes hará que ese monto que debamos afrontar represente un menor porcentaje de nuestro sueldo (por ej. hasta que llegue el momento del pago podemos invertir ese dinero).

No consumir más que los ingresos

La tarjeta de crédito facilita la forma en que pagas tus compras y es por eso que debes prestar especial atención para no utilizarla indiscriminadamente perdiendo el control de lo que gastas.
Si bien no tienes que pagar al momento de hacer la compra, tienes que recordar que en algún momento recibirás el resumen con todos los gastos que realizaste ese mes.
Procura llevar un control de lo que utilizas para no gastar más que tus ingresos mensuales.

Usarla mayormente para bienes durables

Si realizas un gasto grande como ser la compra de por ej. un aire acondicionado, repartir el costo que debes afrontar en cuotas a lo largo de los meses te ayudará a no tener que afrontar todo el gasto en un único pago.
Procura estar atento a los intereses que te cobra la entidad emisora para evaluar en cuántas cuotas te conviene realizar la compra.

Límite de compra

Procura conocer el límite de compra de tu tarjeta de crédito y no tenerla ocupada al 100% a fin de tener un saldo disponible para gastos imprevistos de último momento.

Fechas de corte

Ten en cuenta que cada tarjeta de crédito tiene su fecha de corte que es fijada por el banco emisor de la tarjeta. La misma sirve para poner fin a un período de registro de compras y para dar inicio al siguiente.
Conocer bien estas fechas te permitirá poder diferir los consumos de acuerdo a tus necesidades.

Pago mínimo o pago total del resumen

Todos los meses cuando el banco te envíe el resumen con los consumos del mes, podrás optar entre realizar un pago mínimo o el pago total de la cuota.
El pago total de la cuota mensual hará que no debas pagar intereses adicionales. Si algún mes te encuentras en aprietos para pagarla, siempre es preferible que realices el pago mínimo para seguir con tu crédito vigente sin mora antes que no pagar nada, pero ten en cuenta que seguramente esto te genere intereses adicionales.

Historial crediticio

Si eres regular en el pago de las cuotas mensuales y no tienes atrasos, te harás de un buen historial crediticio y seguramente los bancos se pelearán por ofrecerte tarjetas de crédito con grandes beneficios.

Múltiples tarjetas

Si has logrado mantener controlados los consumos de tu tarjeta de crédito y te sientes cómodo usándola, quizás sea el momento de dar un paso más y aprovechar cuando un banco te acerca alguna tarjeta de crédito bonificada o con promociones en otros rubros que tu tarjeta actual no posea.
Siempre ten en cuenta la utilidad que le darás para así poder elegir la mejor alternativa que te ofrezcan los bancos.