No puedes negar que muchas veces cuando te diriges al supermercado a realizar tus compras te sumerges en medio de un safari de consumo que puede terminar con una foto tuya tomándote la cabeza preguntándote como harás para pagar todo lo que has comprado.

Detente ahí, no te sientas culpable, pues las grandes cadenas de supermercados suelen tener estudiados tus hábitos de consumo y ponen en práctica diversas técnicas de marketing para lograr que al final del día tengas en tu poder ese bien que muy probablemente ni necesitarás.

Por otro lado, recuerda que ya hemos hablado de las ventajas de estar organizados financieramente para vivir una vida plena, y esta no es la excepción. Por eso a continuación veremos 7 concejos para comprar inteligentemente sin que tengas que vender tu riñón para pagar la factura:


1- La lista

Puede que ya lo sepas (o no) pero no hay mejor forma de organizarte que armar una lista de las cosas que realmente necesitas comprar y que son esenciales. Al hacerlo, estarás evitando comprar artículos que no necesitas, lo que reducirá tu factura final.

2- Aprovecha los descuentos

Periódicamente, los bancos suelen sacar promociones en determinados días de la semana si pagas con tarjeta de crédito. Suelen ser descuentos interesantes por lo que puedes organizar tu semana para ir al supermercado el día que tu banco ofrezca este beneficio.


3- Publicidad engañosa

Algunas veces las grandes cadenas suelen sacar publicidades ofreciendo grandes descuentos que parecen imposibles de desaprovechar pero que en realidad no te terminan conviniendo. Por ej., si una cadena de supermercados ofrece un 70% de descuento en la segunda unidad comprando 2 productos iguales, a priori pareciera ser una promoción increíble pero, por un lado, no es otra cosa que un 35% de descuento en cada unidad y, lo que es peor, que quizás estés comprando algo que no necesitabas solo por no dejar de aprovechar la promoción.

4- Compras Online

Cada vez mayores tiendas ofrecen la posibilidad de realizar las compras de forma online desde la comodidad de tu sofá y evitando que tengas que realizar interminables filas a la hora de comprar. Además de no tener que ir a la tienda (si es que no te gusta ir de compras), de esta forma te verás menos tentado a comprar cosas innecesarias y llevando solo las cosas que necesitas.


Por otro lado, te da la ventaja de guardar un historial con la lista de artículos que has llevado en tu compra anterior sin que tengas que volver a hacerla nuevamente.

5- Costos ocultos

Normalmente puedes optar por realizar la compra directamente en la tienda y llevarte los artículos contigo en tu carro, comprar en la tienda y pedir que te la envíen a tu domicilio o finalmente comprar de forma online y solicitar que te la envíen a tu casa. No olvides considerar los costos de envío en cada caso para ver que alternativa es la que más te conviene.


6- La tarjeta de crédito

Muchas tiendas te dan la posibilidad de pagar tus compras en una o más cuotas utilizando la tarjeta de crédito. Debes analizar si te conviene hacerlo en más de una cuota o no, sobretodo si se trata de artículos que consumirás en el transcurso del mes, pues al hacerlo en varias cuotas seguirás pagando cuotas de artículos que ya consumiste.

Estas cuotas se sumarán a las cuotas de las nuevas compras, lo que puede terminar en una gran bola de nieve de deuda si no tienes control de lo que gastas.

Por este motivo te recomendamos pagar en una cuota los artículos de consumo y en más de una cuota los bienes durables.


7- Las marcas propias

Algunas tiendas ofrecen productos bajo una marca propia que suelen ser iguales o mejores a los artículos ofrecidos por las marcas conocidas. Suelen ser más baratos que las primeras marcas y si revisas bien la etiqueta del artículo hasta puedes encontrarte con la sorpresa de que ¡el bien es elaborado por las primeras marcas!

Entonces pues, ¿Por qué son más baratos si se trata del mismo producto? Pues seguramente al ser comercializado por las tiendas bajo su propia marca, no estarás pagando los costos de imagen, promoción y publicidad que si incluye el precio del artículo si lo compras directamente a las marcas más conocidas.