Seguramente has leído cuanto manual y tutorial de inversiones se te ha cruzado por delante y no ves la hora de entrar al campo a jugar el partido más importante: llevar la teoría a la práctica de una buena vez.

Es por eso que vamos a tratar de explicarte paso a paso lo que debes hacer para comenzar a operar en cualquier mercado de valores.

Cómo invertir

Para poder comprar o vender acciones u otros títulos en el mercado de capitales es necesario que abras una cuenta custodia con algún agente de negociación y/o liquidación, registrado ante el organismo cuya función es regular las operaciones del mercado de capitales, quien actuará como intermediario.


Estos agentes deben ser miembros de un mercado también controlado por el regulador de cada país.

A partir de que tu cuenta custodia se encuentre abierta podrás comenzar a enviarle órdenes de compra y venta de los instrumentos financieros que elijas a tu agente. Los operadores van a ejecutar las órdenes que les envíes en los sistemas habilitados para la negociación.

Cada vez que realices una operación, deberás pagar un derecho de mercado y una comisión a tu agente de negociación, la cual varía dependiendo del agente que elijas para operar.

Negociación

Una vez que elijas la inversión que quieras realizar, es necesario que te comuniques con tu agente para solicitar la operación de compra o venta. El operador que trabaja para tu agente direcciona esa orden a través de alguno de los sistemas disponibles en el mercado.

Puedes encontrarte con dos formas de realizar la negociación:

• Prioridad Precio-Tiempo:

En este caso, podemos decir que la negociación es al mejor postor y las operaciones se realizan de acuerdo a la prioridad precio-tiempo, es decir, que estas se cerrarán con quien ofrece comprar al precio más alto o vender al más bajo, y en caso de que los precios sean iguales, tiene prioridad la orden que ingresó primero.


Cuando las ofertas de compra y de venta coinciden, la operación se cierra automáticamente, es decir, que matchean y queda confirmada.

• Negociación Bilateral:

En este sistema los agentes operan por cuenta propia y tiene la particularidad de que no puedes negociar todos los tipos de instrumentos financieros.

Aquí no tiene vigencia la regla de mejor oferta ya que la negociación es directa entre los operadores, quienes pagan un costo mensual para poder participar.


En este caso la comisión se encuentra implícita en el precio que negocies, es decir, que ya se encuentra incluida en este.

Este tipo de negociación no suele tener el respaldo de mercado para garantizar la operación por si alguna de las contrapartes no cumple con su parte.

Liquidación

Y enhorabuena hemos llegado a la última parte de toda operación en el mercado de capitales: es el momento en que los títulos que has operado son transferidos tu cuenta comitente y tu pago, se acredita en la cuenta del vendedor de dichos instrumentos. 


Así como existe una variedad muy amplia de instrumentos en los cuales puedes invertir, también hay distintas formas de cerrar la compra de dichos instrumentos, que se diferencian según el plazo en que se realiza la liquidación.

Estos plazos pueden abarcar desde el mismo día de la concertación de la operación hasta plazos que pueden superar un período de varios meses.

• Tratamiento Impositivo

Debes prestar mucha atención al tratamiento impositivo que reciben los instrumentos financieros en los cuales inviertes pues, al incluir el costo impositivo dentro del retorno que obtienes por la inversión, tus ganancias pueden verse perjudicadas sustancialmente.

Recuerda que el tratamiento impositivo de cada inversión puede variar dependiendo de la normativa impositiva del país donde negocies el instrumento financiero.

Ahora que ya sabes lo que debes hacer para comenzar a operar pues, ¡a darle átomos!