Muy probablemente hayas oído hablar de Marie Kondo, la exitosa empresaria e influencer mundial que vino a ofrecerte sus conocimientos y trucos para organizar y mantener en armonía tu hogar y, ¿por qué no?, tu vida.

Para que entiendas de qué estamos hablando, la gurú japonesa resume su método en seis postulados claves: que te comprometas con el orden, que elijas que estilo quieres llevar, la importancia de ordenar por categorías, dejar ir las cosas que no necesitas, seguir el orden correcto y preguntarte a ti mismo si te producen alegría las cosas con las que te quedas.

Es que su método va más allá del orden y nos invita a reflexionar sobre cómo queremos realmente vivir nuestras vidas. Lo mismo ocurre con tus finanzas personales. Para vivir una vida financiera plena no necesitas un gurú, pero podemos tomar las ideas del exitoso método de Marie para tratar de alcanzar dicha plenitud.


Es importante que puedas armar un buen presupuesto, pero esto ya no es suficiente: necesitas clasificar los gastos correctamente. Te sientes con ganas de anotar todos tus gastos, pero te das cuenta que no tienes idea de cómo clasificarlos. ¡No tires la toalla! A continuación, veremos algunos tips.

¿Para qué clasificar mis gastos?

Puede resultarte un poco tedioso al principio, pero verás que tomándote 5 minutos para anotar cada gasto en su categoría te permitirá:

• Saber la cantidad total de tus gastos, pero también, y lo más importante, en qué grupo. Por ejemplo: comida, entretenimiento, etc.

• Planificar límites para determinadas categorías de gastos para después controlar si has podido cumplir con el plan original.

• Conocer qué gastos en tu presupuesto son fijos (por ejemplo, el alquiler de tu vivienda) y cuáles variables (por ejemplo, las salidas que haces al cine).


Organizar los gastos en categorías te permitirá tener un análisis más específico sobre aquellos que quieres o puedes reducir.

Todo es cuestión de tiempo

Recuerda que el objetivo de la categorización es vivir una vida más plena, por lo que no te estreses al principio con la lista de categorías.

Si acabas de comenzar, bastará con que tomes unas pocas categorías simples para tener el control de tus gastos.


Ten en cuenta que estamos hablando de un presupuesto familiar por lo que no necesitas tantas al principio. Luego con el tiempo si sientes que debes agregar más, pues hazlo.

¡No te ahogues en un vaso de agua al principio!

¡Manos a la obra!: Personaliza tu presupuesto y las categorías de gastos

Debes decidir que categorías son importantes para ti. En tu presupuesto debes tener solo aquellas categorías que usarías.

Si googleas qué categorías puedes armar, probablemente no tenga mucho sentido que incluyas la categoría “gastos equipamiento de montaña” si no practicas el deporte.

Es por eso que debes sentirte libre de incluir aquellas que realmente te sean útiles.

5 reglas que debe cumplir una lista de gastos:

• Personalizada: tú eliges qué categorías incluir en tu lista

• Simple: no te compliques demasiado haciendo mil categorías que lo único a lo que te llevará es a hacer la tarea muy tediosa. Unas pocas categorías simples de recordar serán suficientes.


• Clara: con solo verla, debes entender de qué tipo de gastos estás hablando.

::::: PAGINATION ::::

• Exacta: trata de que las categorías no se superpongan unas con otras.

• Completa: la lista debe incluir todos tus gastos, pues el objetivo de todo esto es que puedas conocer tu salud financiera en su totalidad.

Los gastos que realizas una sola vez, puedes incluirlos en una categoría llamada “otros gastos”.

Procura revisar a fin de mes que los gastos incluidos en esta categoría no sean muchos, pues puede pasarte que estés necesitando hacer otra categoría para ver mejor este tipo de gastos.